Reyes Funerarios

Desde los profundos desiertos de Khemri, despiertan los no muertos de Settra, el más grande rey de la más antigua civilización de la humanidad. Largos siglos han pasado bajo la arena mientras sus enemigos dominaban sus antiguas tierras y finalmente se ha producido el despertar de los muertos cuando el maligno Nagash devastó Nehekhara con el más mortal hechizo jamás pronunciado en el mundo de Warhammer.

Khemri posee una táctica espeluznante... la magia aplicada totalmente a las tropas, un buen general sabrá usar esta táctica y ver como tu enemigo no sabe a quien atacar, las fuerzas de Khemri, compuestas por miles de esqueletos, y criaturas del desierto como buitres o escorpiones, causa miedo y tiene una buena caballería (sus monturas no dejan de ser caballos esqueletos) armados con arcos pueden causar mucho daño además de sus carros ligeros de guerra los cuales componen su columna vertebral, sus temibles gigantes de hueso provocaran el pánico en las filas enemigas. Al ser no muertos (ver reglas de los no muertos), podrá parecer una vulgar copia del ejército vampiro, pero no es así. Además también cuentan con temibles unidades con la capacidad de golpe letal (véase codex), como la guardia del sepulcro y criaturas artefacto como los ushabti (son la unidad más característica de este ejército). Puede dedicarse al disparo y a la velocidad (algo impensable en un ejército vampiro) con sus arqueros. Su magia nigromántica también es diferente: en vez de nigromantes, tiene sacerdotes funerarios y sumos sacerdotes (normalmente el de mayor rango o si ambos son sacerdotes uno de ellos) que se dedican en resucitar unidades esqueléticas en vez de crearlas directamente. Además cuentan con uno de los elementos de ataque más poderosos del juego: la misteriosa arca de las almas.